PENSAMIENTOS INÚTILES

Consideraciones humanas sobre cuestiones inútiles, innecesarias e imperfectas de la profesión atea. Compartir lo efímero, testimoniar lo disoluto, aullar ante el silencio. Aulla! Aulla!

7/21/2015

EL CAMINO HACIA LA EXCLUSIÓN DE GRECIA VII

El laberinto del minotauro.

Si Europa hoy es un laberinto, en Alemania reside su minotauro. Poco a poco desde este país se han ido creando las condiciones, las exigencias de sacrificios que lo alimenten. En este contesto, ¿estamos esperando a un héroe como Teseo para que nos libre de toda su maldad y terror?.

En toda esta crisis en torno a Grecia desde el Estado y la banca alemana, se han venido trasladando plusvalías, excedentes, en forma de deuda a los países de la periferia, no con objeto de minimizar el anacronismo de una unión económica desvinculada de una unión política, sino de acabar con un modelo económico en el que se primara el llamado “estado de bienestar”. Así, el Euro no se dibujo como el instrumento para armonizar las distintas economías sino para someter a los diferentes Estados europeos al sistema financiero del capitalismo alemán. De hecho, todo la liquidez a través de crédito que desde el 95´se transfirió no tuvo como misión establecer simetría en el seno de la Unión a través de llamada “convergencia” sino, por el contrario, sentar las bases para generar, al cabo de los años, la fragmentación y establecer el nuevo neocolialismo de los países del norte sobre los del sur.

El desenlace de la crisis con Grecia no ha sido el esperado por Alemania y sus allegados, que no era otro que expulsarla del euro y, con ello, crear un clima de incertidumbre en el que sólo los países más fuertes, más estables, tuvieran garantizado sobrevivir. Ahora saben que mantener la cohesión les va a resultar mucho más costoso, empezando a reconocer públicamente como acreedores que la deuda griega es impagable. Pero el objetivo de esquilmar al estado heleno se ha cumplido y el aviso para navegantes está enviado.

Si analizamos la cuestión de la gestión en la negociación en este proceso, realizada por Varoufaquis y Sypras, debemos concluir que cuanto menos ésta ha sido ha sido errática y desconcertante. Si nos atenemos a las declaraciones del propio Varoufaquis, tras salir del gobierno, al periódico The Guardian  “no ha habido nunca un Plan B ante la posibilidad de salir de la moneda única”. Además, la estrategia representada a lo largo de toda la negociación por el ministro de economía contradice las conclusiones posibilistas a las que llega en su análisis contenido en dicho artículo, al menos en el sentido de forzar la negociación aún a consta de cerrar la posibilidad a gestionar reformas internas verosímiles y singulares. Así, aún reconociendo la opción pragmática como la única salida al problema, aún a consta del debilitamiento para la propia izquierda, se podría frenar con ello la extensión de la estrategia alemana en torno a la austeridad como receta ante la crisis de deuda y también la llegada de fuerzas políticas fascistas en Europa y Grecia. Para él el “rescate” podría producir las mismas consecuencias que salirse del euro: aumento de los nacionalismo y el fascismo, tanto en el ámbito doméstico griego como en el conjunto europeo.

Pero la estrategia de la “máxima tensión” no ha conducido a Grecia hacia el abismo, pero tampoco la ha salvado de su caída en el precipicio. Pensar que tras cinco años de fracaso en la recuperación de la economía griega, tras cinco años de austeridad, podría cambiar la troika su política ha sido erróneo. Ahora Grecia se enfrenta a un nuevo “rescate” como paliativo para sobrellevar su estado moribundo. Se avecina una crisis política interna a corto o medio plazo, con nuevas elecciones y con los fascistas de Amanecer Dorado y los nacionalistas como alternativa de gobierno.

Lo peor de todo esto es que ante tanta conducta errática se ha trasladado a la opinión pública europea que no hay alternativa a las exigencias de Alemania y la troika, que NO SE PUEDE gestionar este modelo económico con otras posiciones desde partidos de izquierda y que la ciudadanía se encuentra secuestrada, siendo víctima de burdas manipulaciones y chantajes que sólo pretenden mantener en el poder a aquellos que en su nombre continúan conculcando los derechos de las personas a una vida digna, poniendo en cuestión el propio modelo democrático de convivencia. 

7/08/2015

EL CAMINO HACIA LA EXCLUSIÓN DE GRECIA VI


Si, parece que la suerte está echada. Creemos que esta suerte viene determinada por los últimos movimientos de Tsipras (el proceso de negociación a finales de junio, el impago al FMI o la convocatoria del referéndum y la victoria del No a las medidas propuestas por la troika) pero No es así, la suerte estaba determinada desde finales de 2014, con la fallida elección del presidente de la república griega por la falta de un solo voto, la convocatoria posterior de elecciones anticipadas y la victoria de Sryza. Esto corrobora que No es una cuestión económica el motivo de peso por el que se debe sacrificar ahora a Grecia, es una cuestión política. Una cuestión diseñada y planificada por esas fuerzas que hoy dominan el mundo solapadamente desde la trastienda, al margen de parlamentos y gobiernos.

Es muy significativo que se haya elegido sacrificar a Grecia, por su alto valor simbólico, cuna de la democracia. Lo que se quiere con ello explicitar por esos poderes fácticos es que precisamente esa forma de gobierno ha quedado para ellos periclitada, obsoleta, aunque la convocatoria y el resultado del referéndum celebrado en Grecia haya sido quizá la última representación del anhelo de los pueblos por sobrevivir a los gobiernos y a los poderes que los sostienen.

El ultimátum que hoy han realizado todos y cada uno de los estamentos europeos muestra que efectivamente la suerte está echada, que hay ya muy pocas posibilidades de que una "rendición incondicional" de Tsipras, el parlamento y el pueblo griego puedan aplacar las iras de Poseidón. Todo un aviso para navegantes a elegir otro rumbo que el marcado desde Alemania y sus acólitos. Ya no existe ninguna soberanía de las naciones fuera de escuetas cuestiones domésticas, de perfeccionamiento de las tareas de pastoreo. Y no digamos de los pueblos, para los que las urnas son únicamente los elementos de sumisión y acatamiento para la confirmación del proceder de sus amos o de soberbia para su sacrificio y exclusión si su pronunciamiento es capaz de vencer al miedo y la extorsión.

Expulsarán a Grecia del Euro por “la soberbia mostrada por sus gobernante actuales y su pueblo”. De modo TUTELADO, con un programa de beneficencia que llaman de “ayuda humanitaria de urgencia”, para que No intenten acercarse a Rusia o China bajo la amenaza de expulsión de la propia Unión Europea. Con ello se crean las condiciones para la desestabilización geopolítica en ese área geoestratégica tan importante en estos momentos de fuertes tensiones entre Oriente y Occidente, entre Rusia y Occidente. Parece que las fronteras de Europa ya no estarán en los países del norte de África sino en los países del Sur de Europa, en toda la costa mediterránea.

Estamos en otro escenario y no queremos verlo, ya no es un duelo entre “izquierda o derecha”, sino entre formas oligárquicas de gobierno o modos más o menos populistas de sumisión para acceder a él. El poder no está dispuesto a ser compartido, sólo a imponer sus reglas a través de sus mayordomos. La soberanía de los Estados o de los pueblos se ha diluido en la uniformidad de la globalidad económica. El derecho es únicamente la expresión de cada obligación bien cumplida. El ágora ya no está en los parlamentos sino en los mercados financieros.

Solo la confluencia anónima y el desinterés puede generar la fuerza necesaria para que la marea arrastre a tanto idolatra político.

7/07/2015

EL CAMINO HACIA LA EXCLUSIÓN DE GRECIA V

                         ¿Un SI para decir NO?.      ¿Un NO para decir SI?

Después del referéndum del pasado Domingo en Grecia, los pasos dados por el gobierno de este país para intentar reiniciar la negociación con la UE en torno a su deuda han sido: 

- La salida del gobierno de su díscolo ministro de economía Varoufakis.
- El acuerdo mayoritario con casi todos los partidos políticos del parlamento (excepto los comunistas y los fascistas de Amanecer Dorado) para consensuar la propuesta de medidas que Tsipras deberá presentar hoy al Europrupo.

Por parte de la Unión las iniciativas se concretan en:

- Declaraciones  estentóreas como la de Martin Shultz (presidente del parlamento) cuando al terminar el recuento de votos declaró que "Muy pronto habrá que hablar de ayuda humanitaria para Grecia".
- La actitud de Banco Central Europeo, que mantiene una línea de crédito a los Bancos griegos pero exigiendo más garantías (la presentación de activos vinculados al gobierno) por los que dará dinero por debajo de su valor - el colmo de la usura-, mientras  mantiene el ahogo a los ciudadanos helenos a través de "el corralito".
- La ambigüedad de la actitud tras la reunión entre Merkel y Hollande, dejando recaer en el gobierno heleno y su nueva propuesta todo el peso de la posible negociación.
- La taxativa actitud del ministro de finanzas alemán y la propia Merkel en lo relativo a que pueda efectuarse alguna quita sobre parte de la deuda griega.

En este escenario lo previsible es que ahora Grecia presente una propuesta muy parecida a la rechazada por los griegos en el referéndum, condicionando una quita futura a medio plazo en función de los resultados positivos en términos de crecimiento por los ajustes realizados. Con ello, el NO expresado en las urnas se convertirá en un SÍ a las reformas, a los nuevos recortes, a mantenerse en el Euro.

Lo factible es que sea cual sea la propuesta, Alemania la bloquee y, a pesar de la incidencia que pueda tener esa medida en principio sobre los propios bancos alemanes, obligue a Grecia a salir del Euro con eufemismos como el de la transitoriedad de tal medida "hasta que equilibre su economía", con "solidaridad" a través de ese "fondo de ayuda humanitaria" y bajo su tutela para que no haya injerencia foránea de "Rusia".

Lo imprevisible es que ante la actitud complaciente de Grecia y la intransigente de Alemania se produzca una fractura en el seno del Eurogrupo, entre aquellos gobiernos  que mantengan una actitud moderada hacia la unidad y aquellos otros que vean en la ruptura la mejor opción para sus propios intereses. Con ello, la mecha de la fractura política y económica quedará encendida y la realidad desvelada se impondrá sobre los sueños: la Unión se cuestionará y esas dos Europa se mirarán de frente en torno al "déficit" y nada volverá a ser igual.

Alemania y sus socios (Francia, Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Austria) necesitan acabar con el Euro y para ello quieren valerse de Grecia. Para ello necesitan otras comparsas... ¿hasta dónde bailarán el mismo baile los polichinelas de esta farsa?.

6/29/2015

EL CAMINO HACIA LA EXCLUSIÓN DE GRECIA IV

Goya (Saturno devorando a su hijo)
La hoja de ruta establecida por los poderes económicos y financieros para Grecia se va cumpliendo inexorablemente, tal y como aquí se había establecido en entradas anteriores. La apuesta del gobierno heleno por consultar a la ciudadanía, excluyendo al parlamento en la toma de esta decisión, ha trasladado la responsabilidad de sobre la oferta para un acuerdo establecida por la troika a la propia ciudadanía, quizá con el único motivo de presionar a la UE para sacar mejoras en sus peticiones, reduciendo el nivel de sus exigencias. 

Podemos pensar que esta decisión de Alexis Tsipras, no aceptando las exigencias hasta hoy establecidas por la troika, no hubiera tenido dificultad en salir adelante en sede parlamentaria, siempre y cuando consideremos que en las filas de Sryza la mayoría de sus integrantes apoyarían esta decisión sin resquebrajar el partido. Sin embargo es esta una decisión de tanto calado que fuera cual fuera la opción elegida, en sede parlamentaria el partido de Sryza estaría dividido y es difícil de ajustar si el número de deserciones por esa opción se vería recompensado con los votos de los paridos de extrema derecha y los nacionalistas socios del propio gobierno para poder salir adelante. Parece que la opción del referéndum ha sido impuesta por el ala más a la izquierda del partido, que avisó con crear una crisis en el propio gobierno si se aceptaban las condiciones impuestas por la troika. Con ello, al pueblo griego, se la ha trasladado la responsabilidad de elegir que tipo de agonía prefiere antes de perecer: la de mantener las constantes vitales en crudo, sin apenas cuidados paliativos, o la defunción fulminante por abandonar la UE y el Euro.  

Con la primera opción la esperanza de vida es corta, habrá nuevas crisis de deuda y ofrece muy pocas esperanzas de sobrevivir a largo plazo, salvo en condiciones de absoluta precariedad y pobreza, al continuarse aplicando la misma medicina que, paradójicamente, ha agudizado la propia enfermedad. Con la segunda, se acepta la incertidumbre y el deceso europeista pero se abre la opción para construir una alternativa con muchas dificultades.  

Así las cosas, para muchos analistas Tsipras y su gobierno están en un callejón sin salida porque si sale que Sí en ese referéndum estarían deslegitimados para gestionar el acuerdo, máxime si su posicionamiento, durante la corta campaña, vaya a ser explicitamente por el No al mismo. Y este es precisamente el quid de la cuestión. ¿Por qué no habría de gestionar un gobierno aquello que el pueblo le mandata por referéndum aún siendo contrario a su voluntad?. 

Grecía y su población hace tiempo que cayeron en el abismo por la impericia de sus políticos y la codicia de sus clases económicas pudientes. Parece que el abismo nos atrajera tanto como nos puede dar repulsa y deberíamos saber que para salir de él no hay más remedio que intentar llegar hasta el fondo para poder coger impulso. 

El No al acuerdo, si vence, será una sorpresa incluso para Tsipras y Sryza. Veremos si podrán estar a la altura para poder gestionarlo. Si sale que Si al acuerdo, respirarán aliviados acallando las voces críticas de su propio partido, aunque entre la mayoría de la clase política europea y griega quedarán desligitimados para gestionar ese acuerdo, a pesar de que casi todos ellos estuvieran de acuerdo en que se alcanzase. 

Solo les queda una opción: guardar la máxima neutralidad en estos días y No pronunciarse explícitamente en ningún sentido para acatar el mandato de la ciudadanía y gestionar el resultado de la consulta.

2/05/2015

EL CAMINO HACIA LA EXCLUSIÓN DE GRECIA DEL EURO Y DE LA UNIÓN EUROPEA III



Vayamos a lo concreto, después de varios días a la espera de acontecimientos, idas y venidas, paseos infructuosos, parece evidente que nadie en la Unión apuesta siquiera por mínimas modificaciones a los acuerdos establecidos por la troika con los anteriores gobiernos helenos. La inflexibilidad que hoy mostrará Alemania, negando todas y cada una de las pretensiones del nuevo gobierno griego, determinará o el repliegue de las posiciones de este gobierno a las exigencias ya establecidas, en espera de acontecimientos, o la salida trompicada de Grecia del euro. La cuestión, en cualquier caso, estará en manos de las decisiones que tome el propio gobierno griego.

La primera opción quizá sea la menos deseada por la Unión Europea, dado que Grecia puede plantear importantes problemas en el seno de distintos foros de la Unión, como el veto a las TTIP, impidiendo la firma de ese nefasto y fraudulento acuerdo comercial entre Estados Unidos y Europa, que pondría en manos de un tribunal de arbitraje internacional la Resolución de Conflictos entre Inversores y Estados (conocido por sus siglas inglesas ISDS), y con el que se pretende inmunizar a los grandes inversores extranjeros frente a la acción de los Gobiernos o Parlamentos, sometiendo las posibles diferencias no a las autoridades de cada país sino a un "tribunal de arbitraje". Es el rumbo que ha tomado el capitalismo global a través de las multinacionales para hacerse ahora con el control de los Estados, cercenando drásticamente su soberanía, no permitiendo a través de esta “Cooperación reguladora” que ninguna regulación o legislación propia contravenga los propios intereses de las compañías que operen en los países suscritos al mismo. Así, tras desmantelarse los estados sociales o del bienestar se producirá el desmantelamiento de los propios Estados y, con ellos, de los propios sistemas de organización política tal y como hoy los conocemos. O en la relaciones con Rusia, en el ámbito del problema generado en Ucrania, tal y como se amagó por la representación griega en la última reunión europea sobre este conflicto y que ya comentamos en la anterior entrada. O también en aquellas distintas decisiones en el seno del Consejo Europeo, ejerciendo su derecho de veto con respecto a temas que deban aprobarse por unanimidad, como son la política exterior, fiscalidad, acuerdos comerciales, etc.).

En ese contexto, en clave interna, el gobierno griego tendría que lidiar en su propio patio, al tener que implementar las exigencias de reformas estructurales ya comprometidas con la troika a fin de poder continuar con financiación comunitaria a partir de primeros de marzo, impidiéndose la consecución de las medidas anunciadas en su reciente "Programa de Emergencia" sobre detener las privatizaciones o readmitir funcionarios entre otras.

La segunda opción, quizá la programada y diseñada desde Alemania desde hace tiempo, sería sacrificar a este peón en aras de espantar otras iniciativas de soberanía impulsadas por partidos No convencionales de izquierda en próximos comicios como los de España, o de derecha en Francia. Un aviso para navegantes en la estrategia del miedo hacia todos aquellos que están inmersos en procesos de rescate o condicionados por las altas tasas de endeudamiento externo. Para Grecia, esta salida drástica del Euro significaría la suspensión de pagos, la quiebra del Estado, el corralito, acuñar moneda, devaluación profunda, etc. Únicamente pudiéndose mitigar si viniera a cubrir con los montantes de esta apuesta una tercera potencia como Rusia, USA o China. Algo factible y previsible por la posición geoestratégica de Grecia en el contexto actual. Baza esta que sin duda se contempla desde el propio Gobierno griego.

A la espera de los acontecimientos que escenifiquen esta farsa, este fracaso europeo y victoria alemana en su nuevo reich colonial, solo constatar que nuestro gobierno respirará aliviado al poder utilizar este sacrificio como moneda para comprar los estómagos y los bolsillos de los electores españoles, aún a costa de perder 26.000 millones de euros en la compra de deuda griega que obra en su poder. 

Claro que en ello no cuenta que cuando ya no hay nada que perder lo único que queda es ...

1/30/2015

EL CAMINO HACIA LA EXCLUSIÓN DE GRECIA DEL EURO Y DE LA UNIÓN EUROPEA II

Caravaggio (David con la cabeza de Goliat)
Nada más producirse el resultado de las elecciones en Grecia se ha formado un gobierno de coalición en torno al impulso y propio reconocimiento de su soberanía como Estado. En este sentido, pudiendo haberse realizado otras combinaciones de cohabitación para la estabilidad y disponer de la mayoría absoluta, a falta de dos diputados, con otras fuerzas políticas más afines ideológicamente o al menos no en las antípodas, como a primera vista parece, es lo que se desprende del pacto realizado por Sryza con el partido nacionalista “Griegos independientes”.

La posición griega:

En cuarenta y ocho horas hay un nuevo gobierno y un programa de "reconstrucción nacional" con la propuesta concreta de reformas que formalmente serán aprobadas en el parlamento hoy 30 de Enero. En esas propuestas se contempla entre otras las siguientes medidas:

1. Realizar una auditoría sobre la deuda pública, renegociarla y suspender pagos hasta que se haya recuperado la economía es el primer punto de su programa.La devolución de la misma (más de 321.000 millones) estará condicionada a una “clausula de crecimiento” de la propia economía griega.

2. Un nuevo espacio fiscal interior aliviando la carga fiscal que sufren las rentas bajas y medias.

3. Elevar el salario mínimo a  751€ -actualmente está en 580 euros- y una decimotercera paga para todos los pensionistas que cobren menos de 700 euros al mes.

4. Moratoria bancaria sobre aquellos créditos que superen el 30% de los ingresos. El resto quedará “congelado” hasta que el deudor lo pueda pagar.

5. Luz gratuita para 300.000 hogares de personas sin medios, ayudas para comida y bonos de transporte público para los pobres.

6. Detener las privatizaciones  iniciadas por el gobierno de Samarás.

7. Readmisión de 2100 funcionarios despedidos por gobiernos anteriores.

8. Creación de puestos de trabajo (300.000 inicialmente) para lo que pondrán en marcha una ambiciosa reforma laboral, más flexible con los derechos de los trabajadores.

9. La reducción de ministerios de 18 a 10.

Este programa de “reconstrucción nacional” se ha presentado como innegociable para Syriza, y su pretensión es aplicarlo de forma inmediata. Su coste estimado es de 12.000 millones de euros, y su financiación sería posible por la re estructuraciónnn de la deuda “en plazos” más asumibles y la “reasignación de fondos europeos en función de las prioridades ahora establecidas y no por las ya impuestas por la Troika. En este sentido se han adelantado que 3.000 millones se podrían obtener de la recuperación del dinero evadido,-la evasión griega representa hasta el 25% de su PIB-, otros 3.000 de la devolución de créditos de morosos, la misma cantidad del fondo de estabilidad financiera, y otros 3.000, de los fondos europeos.

A la vista de todo ello Tsipras y su gobierno ha marcado el paso de las negociaciones con su propuesta para cumplir el primer punto de su programa desde una posición de fuerza apoyado por el pueblo griego mayoritariamente.

La posición comunitaria:

Christine Lagarde, directora gerente del FMI, ha señalado que dialogará con el gobierno griego salido de las elecciones, pero descartó una quita de su deuda, entre otras razones por las reglas de la zona euro y la igualdad entre todos sus miembros, haciendo incapié en negociar «su programa de reformas estructurales» porque "hay que recuperar mucho retraso". «En particular, hay que poner en marcha la reforma del aparato del Estado y de la recaudación de impuestos, la reducción de los plazos judiciales...», indicó, antes de sentenciar que «no son medidas de austeridad, sino reformas de fondo pendientes».

Por su parte el BCE ha manifestado que comprará, en el marco de su “Programa de compra de Títulos de Deuda”en los próximos dos años, 100.000 millones de deuda española (Estado y Bancos), pero nada de comprar deuda griega, aunque no descarta un posible acuerdo sobre una quita de su deuda, especificando de que no participaría en ello por razones legales, lo que significa trasladar a la banca e inversores privados la misma; corroborándose ayer mismo por el miembro francés del comité ejecutivo del BCE, Benoit Coeuré, manifestó que "no es un asunto del BCE si Grecia necesita una quita", ya que esta cuestión es meramente "política" y debe dirimirse entre Atenas y sus acreedores. "Grecia tiene que pagar su deudaporque eso forma parte de las reglas del juego en Europa", aunque eso no "excluye una discusión, por ejemplo, sobre una redefinición de los plazos del pago de esa deuda".

El presidente del Parlamento Europeo, el alemán Martin Schulz, ha manifestado que cree que no se va a poder lograr una mayoría dentro de la UE a favor de esa quita, por lo que aboga por buscar alternativas aceptables a todos los implicados. Schulz ha señalado que se puede "explorar alternativas a una quita de los bonos soberanos griegos”, como por ejemplo, mejorar los ingresos del Estado mediante la lucha contra la evasión fiscal o impulsar el crecimiento con inversiones. Ayer 29 de enero, Martin Schulz en su encuentro con Psipras, destacó que "en Europa se teme que Grecia pueda tomar medidas unilaterales", todo un aviso sobre el alcance de la soberanía griega, limitada y condicionada por los tratados y las resoluciones ya adoptadas.

Por su parte el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Junker que viaja hoy hacia Atenas, ha manifestado lacónicamente que trabajará con el gobierno griego como con el resto de gobiernos.

Por otro lado y con respecto a la posición que puede esperarse de los distintos gobiernos de la eurozona, el presidente del Eurogrupo, el socialista holandés Jeroen Dijsselbloem, ha reiterado que Grecia debe cumplir las reglas y los compromisos asumidos si quiere seguir siendo miembro del bloque del  euro y ha descartado una quita a la deuda griega, tal y como pide Alexis Tsipras. Solo podría plantearse una reducción de intereses o una extensión de los vencimientos, pero siempre ligados a los compromisos adquiridos por los gobiernos anteriores. En este sentido Alemanía y Finlandia entre otros paíeses han advertido rápidamente que no darán su apoyo ni aceptarán una quita de la deuda griega, ni tampoco una re estructuración de la misma. Y nuestro “ínclito” ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, se apresuró a afirmar con premura precoz que España velará por no perder los 26.000 millones de euros que ha prestado a Grecia en el marco del rescate al país, a la vez que descartó una re estructuración de su deuda.

En este contesto, en un mes han huido de bancos griegos 11.000 millones de euros. La Bolsa ha tenido importantes caídas y la prima de riesgo se ha elevado considerablemente en estos días. 

Asi las posiciones el ministro griego de finanzas ha advertido que de no llegarse a un acuerdo Grecia podría salir de la zona euro "por accidente"; en efecto dominó que se iniciaría con un rechazo de Atenas a pagar el vencimiento de un préstamo a finales de febrero, seguido de una ola de pánico entre los ahorradores nacionales, que retirarían masivamente su dinero de los bancos, todo ello coronado por un rechazo de Banco Central Europeo (BCE) a acudir en ayuda de un gobierno de Syriza.

El contexto:

A esta situación de estrategia compleja, múltiple, se añaden los posicionamientos de terceros intérpretes de esta representación en el contexto geoestrátegico internacional de fuerzas de poder.

El presidente Obama ha manifestado explícita mente su apoyo a Grecia sin entrar a valorar condiciones o escenarios: en Grecia podría ubicarse la cabeza de puente para vigilar la entrada y salida al mar negro y el oriente próximo.

China por su parte también ha manifestado, a través del Ministerio de Exteriores, la importancia en la mejora de las relaciones entre ambos países; de hecho China ya ayudó a Grecia durante la crisis ofreciéndole ayuda para que no tuviera que pedir más financiación a la Troika. Las inversiones de China se centraron en astilleros y energías renovables. Desde entonces, la cooperación ha seguido en aumento con diversos acuerdos firmados la última vez durante la visita del primer ministro chino, Li Keqiang, a Grecia en junio del año pasado.

Y desde Rusia no se han hecho aún declaraciones, pero dadas las circunstancias por las que atraviesan sus relaciones con la Unión Europea y Estados unidos en torno al conflicto de Ucrania y la guerra del petroleo no sería extraño que ya hubiera mantenido relaciones con Sryza y que en gran medida la solidez de postura de salida que ha marcado Atenas esté avalada por un previsible apoyo en caso de exclusión del Euro y de la Unión. En este sentido el pasado martes un representante del Ministerio de Exteriores dijo que “Grecia no está de acuerdo con el espíritu de las sanciones a Rusia”, mientras el mismo ministro de Defensa, Panos amenos, lider del partido nacionalista de derecha que apoya a Syriza abría la puerta “a una mayor colaboración con Rusia en la compra de armamento”. El miércoles, el superministro de Reconstrucción Productiva y Energía, Panayiotis Lafazanis —único representante en el Gobierno de la facción más izquierdista de Syriza—, declaró: “Estamos contra el embargo impuesto a Rusia”, y ayer jueves se estableció un nuevo acuerdo en la Unión Europea para ampliar lista de sancionados por la crisis en Ucrania. En esta reunión Grecia no llegó a bloquear el consenso pero, a petición suya, el texto de conclusiones tuvo que ser modificado, dejando de hacerse referencia a "nuevas sanciones" para optar por "medidas apropiadas" un circunloquio necesario para consensuar las 28 posiciones. "Europa debe promover Minsk con el diálogo con Rusia y no con sanciones. Se retuvo la vía del diálogo", dijo el ministro griego, Nikos Kotzias.

El escenario está montado, hay un fin de semana para reflexionar, empieza Febrero y ha comenzado la cuenta atrás. Entraremos en el análisis de las distintas estrategias entre los actores en la próxima entrada.

1/28/2015

EL CAMINO HACIA LA EXCLUSIÓN DE GRECIA DEL EURO Y DE LA UNIÓN EUROPEA I



Desde 2010, Grecia ha recibido ya dos rescates por valor de 240.000 millones de euros de la UE y del FMI.

El 6 de noviembre pasado las negociaciones entre Grecia y la troika en París concluyeron sin acuerdo. La troika vio como insuficientes las medidas propuestas desde Atenas para hacer frente a su brecha financiera prevista para 2015, estimada entre 2.600 y 3.600 millones de euros. Por un lado, el Ministerio de Finanzas griego consideró que no existiría tal brecha ya que los ingresos adicionales previstos bastarían para equilibrar las cuentas. Sin embargo los representantes de la troika rebajaron esas estimaciones de crecimiento del PIB griego para 2015 del 2,9% oficial al al 2,3%. 
A partir de ese momento la estrategia de la troika para la expulsión de Grecia del euro y la Unión Europea se precipita:
Así, el 7 de diciembre los ministros de Economía de la eurozona acordaron dar una prórroga de dos meses para realizar el tercer rescate de Grecia hasta finales de febrero, ya que expiraba el 31 de diciembre. El objetivo según se anunció fue dar más tiempo a la troika y al Gobierno de Atenas para pactar los ajustes exigidos para que pudiera realizarse el desembolso del último tramo de 1.800 millones del actual segundo programa de “asistencia financiera”.
Igualmente el Eurogrupo reiteró su oferta de conceder a Grecia, cuando concluya el rescate, una línea de crédito preventiva del Mecanismo Europeo de Estabilidad para garantizar que se pueda financiar en buenas condiciones, reclamando al Gobierno de Atenas que para ello aplique rápidamente todas las reformas exigidas por la troika.
 
A pesar de estas alentadoras noticias el 8 de diciembre se produce una jornada negra en la Bolsa de Atenas, que sufre grandes pérdidas de un 12,78% mientras que la rentabilidad del bono a diez años en el mercado secundario repuntaba y superaba el 7,6%. Todo ello se achacó a la “inestabilidad política” que se vive en el país motivada por el anuncio del Gobierno griego de proponer a Stavros Dimas como candidato a presidir la República en la votación que el Parlamento realizaría el 17 de diciembre, curiosamente dos meses antes de lo previsto.
 
Tal y como era previsible un candidato que no hubiera sido previamente consensuado entre el partido del gobierno y la oposición difícilmente obtendría los apoyos necesarios para su nombramiento, al igual que ocurriera en las dos rondas siguientes de votaciones del 23 y 29 de diciembre, lo que condujo a la disolución de la Cámara y la convocatoria de las elecciones generales anticipadas que han sido celebradas el pasado domingo 25 de enero.

Fue el presidente Samarás, el propio impulsor de este candidato para el fracaso, el que a su vez afirmara que el objetivo del gobierno fuera “zanjar las posibles dudas en el extranjero sobre la estabilidad del país”. Lo que como hemos expuesto produjo el efecto contrario. Igualmente, planteó que con la elección del presidente -que él imponía- en un mes se restablecería la estabilidad y Grecia estaría lista para pasar al periodo posmemorando.
 
Pero parece que a nadie le ha interesado realmente pasar a ese período “posmemorando” y superar las trágicas fases de los sucesivos rescates.

Por un lado para Alexis Tsipras, líder de Syriza el adelanto elector se consideró "una victoria popular y democrática importante" y acusó a Samarás de mentir respecto a la estabilidad de su Gobierno al “asegurar disponer de la mayoría necesaria para elegir al presidente de la República (cosa que se demostró falsa) y en el interior pedir el apoyo de los diputados, con el pretexto de que estaba ya listo un acuerdo para la salida del memorando".

Por el otro, Andonis Samarás, aseguró que "la elección del presidente se estaba transformado en los últimos meses en un chantaje político por otras fuerzas políticas para forzar las elecciones anticipadas".

El candidato presidencial, Stavos Dimas, de 73 años, es un conocido político conservador que ha ocupado varias veces el cargo de ministro en los Gobiernos de Nueva Democracia, el partido de Samarás, la última vez entre noviembre de 2011 y mayo de 2012, cuando fue titular de Asuntos Exteriores. Un político, que ha estudiado Economía en Grecia y Estados Unidos, trabajó en el Banco Mundial en los años '70 y ha sido comisario europeo dos veces: de Empleo y de Asuntos Sociales y Medio Ambiente.

Curiosamente en ese momento de la propuesta presidencial la gobernabilidad en Grecia estaba sostenida por un pacto de legislatura entre los conservadores de Nueva Democracia (129 escaños), los Socialistas del Pasok con 33 escaños y la moderada Izquierda Democrática con 17 escaños. En total entre todos ellos sumaban 179 escaños pero, para la elección del presidente, eran necesarios en la última votación al menos 180 votos.
 
La pregunta es ¿cómo y por qué No fueron capaces de mantener ese pacto y arañar un voto más para conseguir la elección presidencial y, con ella, la estabilidad para mantener la gobernabilidad y llevar a término los plazos de los rescates para continuar con lo pactado con la troika y el eurogrupo si, como era previsible, con una crisis de gobierno y nuevas elecciones estos partidos perderían representación y posiblemente el gobierno pasase a manos de Syriza?.

Primer objetivo cumplido: pongamos a la izquierda de Syriza en el poder. 

11/06/2014

ERROR EN EL DIAGNÓSTICO

                                                                     
Un sabor agridulce recorre este otoño, es el fruto podrido 
que se desprende del árbol de los sueños truncados.


Ahora que bullen las ollas de corrupción el diagnóstico que sobre ella se hace por los líderes políticos de “Podemos” elude corroborar que ésta se asienta en todos los estratos y estamentos sociales, que afecta a cualesquiera de los comportamientos y las relaciones humanas teñidas por la competencia en detrimento de la colaboración, que se ejerce a través de los intercambios por la explotación en las relaciones laborales en cualesquiera de sus ámbitos, que es consustancial en las conductas sociales porque es parte de nuestra cultura y tradición, de nuestra forma de encarar el tránsito vital personal y en sociedad.

Curiosamente el diagnóstico que se realiza sobre ella quiere circunscribir su práctica a una serie de individuos aislados que han ejercido, o ejercen, el poder político o económico en su propio y exclusivo beneficio, detrayendo del erario público los recursos económicos de todos los ciudadanos en su propio y exclusivo interés. Ello, siendo cierto, no es exclusivo, como quiere hacérsenos entender, de las prácticas o las conductas que, a otra menor escala, también se dan entre la mayoría de la población.

Debe ser que no se quiere ofender a sus posibles votantes si se señalase implícitamente que también ellos son responsables de la misma, ya sea por omisión, al poner la vista en otra parte durante tantos años, o por no reconocer que los políticos que se tienen se corresponden con los ciudadanos que los sostienen; cómo si “la casta” estuviera constituida por seres extraterrestres o inmigrantes clandestinos.

Ese discurso que deposita las responsabilidades sobre “los otros” es una monserga repetida y repetida en todas las prácticas de las que se echa mano para la exculpación. Pero no debe llevarnos a engaño hablar de “otros” en vez de hablar de “nosotros”. De hecho, a diferencia de los países de nuestro entorno, fue “entre nosotros” la masacre fratricida de la guerra civil, y eso conviene tenerlo muy presente.

Si cualquier acto político es pedagógico de por sí, aunque en la práctica sea lo contrario contribuyendo a la mansedumbre, ese diagnóstico no sólo yerra sobre el problema sino que contamina o limita en gran manera las medidas a tomar para una posible solución a medio y largo plazo.

El poder político y económico que durante la dictadura fuera ejercido a través de “la imposición” dio paso, con el advenimiento democrático, a su ejercicio a través de “la manipulación”. La ausencia de “libertad”, fundamentalmente de expresión, fue el señuelo utilizado para crear esta ilusión y seducidos colectivamente por “la expresión” nos dejamos secuestrar “la opinión”. La política oculta de “la caverna” dio paso a la política como espectáculo y, como anunciara Schwartzenberg, "a través de los medios de comunicación el espectáculo del poder ha llegado a sustituirlo en la práctica".

Si se pretende hacernos creer que la participación popular en los asuntos políticos es asistir masivamente a las tertulias del ramo, discutir acaloradamente en los desayunos con los amigos o vecinos sobre los entresijos del poder a través del destape de los casos de corrupción, para luego ir a votar a una nueva fuerza política emergente que vaya a solucionar un problema que ni siquiera identifica correctamente, estaremos contribuyendo a dilatar enfrentarnos a él. Porque lo acuciante no es solo destapar toda la mierda, sino también e ineludiblemente sentar las bases para que no se pueda volver a repetir y eso pasa por asumir individual y colectivamente ser parte del problema antes de creer que corresponde a otros su solución.

6/24/2014

¿PODREMOS O PUDIMOS?


A la vista de los resultados de las últimas elecciones al parlamento europeo en nuestro país y sin entrar en muchos pormenores al respecto me interesa resaltar lo paradójico de esos resultados si fueran extrapolados a las próximas elecciones municipales. Curiosamente todos los análisis que he leído en estas últimas semanas se centran en proyecciones a unas futuribles elecciones generales con resultados espectaculares. Incluso desde los líderes de el incipiente “Podemos” se apunta en su discurso sus aspiraciones al “gobierno de la nación”, no teniendo en cuenta que el Ebro pasa por Zaragoza antes de desaguar en el mar mediterráneo.

Si ya fue un error de concepto -claro que fue un acierto para quienes así lo propusieron e impusieron en los medios de confusión y domesticación- considerar el 15 M como un movimiento, ahora podemos/puede caer en el mismo error, considerándose como tal un movimiento que se formaliza en partido político con aspiraciones de gobierno. Pero no hay que confundir “movimiento” con “movilización”, como tampoco conviene hacerlo entre“gobierno” con “poder”.

Si hoy existen en todo el estado aproximadamente 400 círculos en torno a “Podemos” ¿qué porcentaje real de población participa activamente, está movilizada, en este proyecto político “abierto”?. Sin duda lo consideraríamos alto en relación al vacío existente previamente, pero bajo en relación a lo deseable. Es cierto que ha sido rota una inercia y que la importante energía necesaria para despegar y vencer la fuerza que ejerce la gravedad del inmovilismo ha podido acumularse y detonar por convergencia en la candidatura de “Podemos”. Pero puede ocurrir que ahora en esa candidatura se crea que con ese impulso inicial hay fuerza suficiente para llegar a su objetivo con la propia inercia de ese despegue y la fuerza de atracción de masas que pueda esta procurar. Craso error si así se considera.

Ya fue, desde mi punto de vista, un error No confluir, con anterioridad a las propias elecciones, en una única plataforma que aglutinara al mayor número de iniciativas similares. El resultado hubiera sido mucho mejor y lo que es más importante la energía disponible a posteriori, por la confluencia de la propia movilización, mucho más alta y por ello posiblemente más eficiente al concentrarse.

Por ello, y al no haberse realizado esa confluencia, ésta aparece ahora no solo como necesaria sino como algo pendiente y, si entonces no se realizó entre otros motivos por aquello del credo en las propias expectativas electorales, hoy no se camina en esa dirección por mor de la desconfianza, algo tan nuestro, y por aquello de confundir confluencia y vasallaje por la posible “perdida” de propia identidad que se origina en toda confluencia, en todo mestizaje. Como si cada uno de estos pequeños grupos políticos tuviera una “identidad” diferenciadora, como la tiene una especie de otra en el mundo animal.

Afortunadamente hubo quien teniendo verdadera identidad -por la acción y no por omisión- no se prestó al juego del mercado político europeo, presuponiendo con acierto que fuera cual fuera el resultado, para unos o para otros, nada se podrá conseguir si lo que no se amplia y en donde se pone el foco para invertir la energía de que se dispone no es en lo Local. Porque donde reside la materia que alimente una deseable transformación democrática del ejercicio del poder es en los municipios, grandes, medianos y pequeños. Pues es ahí en donde se ha nutrido el desfalco y el expolio que nos ha traído hasta aquí y que sostiene todo este emporio.

En este contexto, NO entiendo como desde que terminaron esas elecciones desde todos los pequeños partidos con programas similares no han comenzado los acercamientos hacia una única plataforma. NO entiendo como desde “Podemos” aún no ha aparecido en su discurso un llamamiento público constante y reiterado en cada acto, en cada aparición televisiva de sus “lideres”, para que se movilicen las personas en todos los Ayuntamientos y barrios de este país en la creación de “Círculos” y “Plataformas Locales” que comiencen a trabajar para constituirse en Candidaturas para las próximas elecciones municipales. Porque será ahí en esas elecciones en donde se confirmen las expectativas, en donde se empiece a restar poder real a la oligarquía política de este país, en donde se comience a practicar la democracia directa y el control social sobre el ejercicio de la gestión política de lo publico. NO entiendo como desde los Círculos ya creados no se están convocando reuniones con los colectivos sociales que ya están funcionando mejor o peor en cada localidad y que no viven de subvenciones clientelares del entramado político al uso. NO entiendo como se discrimina a otras personas singulares o colectivos sociales desde la identificación previa de esta movilización como de “izquierda” o en banderas partidistas o ideológicas al uso, que excluyen en vez de agrupar. No entiendo como se discute la organización de una estructura política cuando no se impulsa previa y prioritariamente su extensión social en todos los pueblos y barrios. No entiendo a qué tipo de gobierno se quiere aspirar sin tener previamente un efectivo y real poder popular local.

¿Estarán dejando correr al galgo tras una liebre de plástico?.

4/07/2014

EN LA TIERRA DE LAS PIEDRAS TRISTES

In the land of the blue stones





En la tierra de las piedras tristes
las raíces se bañan al sol
porque el néctar del que beben
es sólo sangre de dolor ...



In the land of the blue stones
the roots are bathed in sun
´cos the nectar they drink
just from pain it bleeds …





… un dolor que yace infligido
por un rostro sin corazón,
un cóndor que gobierna el mundo
forjado de hierro y por carbón.



… a pain that lies inflicted
by a heartless face,
a condor who rules the world
wrought in iron and by coal.


 


En la tierra de las piedras tristes
solo hay ecos de ilusión,
no brotan las hojas de sus tallos
ni los frutos de su flor ...

In the land of the blue stones
only echoes of hope,
leaves don´t spring on their stems
nor the fruits from their flower …





... flor de ceniza que se oculta 
en la gruta del olvido, 
donde mora solitaria la sombra 
de un amante que nunca murió.

… ash flower that hides
in the cave of oblivion,
where lonely the shadow dwells
of a lover who never died.
 



En la tierra de las piedras tristes
no hay leyendas sobre amor
ni respuestas al silencio
de los sueños sin color ...



In the land of the blue stones
there are no legends about love,
nor either answers to the silence
of the colorless dreams …


… de un color que se disuelve
en la espuma del vacío,
que discurre hacia un abismo
en impresiones de ...



… a color that is dissolved
in the surf of the vacuum,
that runs to an abyss
in impressions of ...




Monschau.

 


Fotografía: Dieter Kaspari / Texto: Transido
© copyright - Dieter Kaspari (2014) 

11/29/2013

REFORMISMO O RUPTURA V. De la "izquierda orgánica"

De la denominada a groso modo “izquierda” sólo quedaron unos rescoldos tras la ofrenda en pira al sueño neoliberal realizada después de Mayo del 68’. Aún hoy, en ella, se refugian en el ostracismo unos cuantos bucólicos de un sueño que sólo fue pesadilla cuando se materializó o quizá también algunos militantes de base, héroes de un laicismo vibrante pero que a lo sumo sólo cumple con tareas secundarias de secularización en el propio orden burgués. Es factible que aún hoy algunos jóvenes redescubran en la “literatura ideológica”, y más en este ambiente de “crisis económica”, un yacimiento en donde soñar con anhelos universales de justicia y libertad, anhelos que colmen su espíritu crítico y modelen su energía al margen del fulgor de la moda y del consumo preferente. Pero no conviene despistarse sin asumir que esa izquierda ideológica, tan crítica y militante como no practicante, sostiene a una superestructura orgánica de pragmáticos gestores que sirven y conforman uno de los basamentos políticos del sistema “democrático”, de profesionales que engrosan los cargos opulentos de la gobernanza y de la administración integrados en la tan acertadamente denominada “clase política”. 

En su conjunto la “izquierda” ya no actúa desde “fuera de” sino que lo hace desde “dentro de”, como uno de los polos necesarios para mantener la tensión de la corriente continua que alumbre el sumidero de la historia, de tal modo que, en perspectiva, tanto esta “izquierda orgánica” como “la derecha”, en su alternancia de poder suplen, en los sistemas democráticos, a las repúblicas o las dictaduras en los “imperios civilizados”. 

La visión del mundo propuesta desde la “izquierda” no ha podido contrarrestar el perfeccionamiento de un sistema de competencia para la explotación del hombre por el hombre, es más hay que reconocer que en alguna medida ha contribuido a ello al compartir en la práctica el “argumento empírico” de ser uno de los medios que contempla la especie para perpetuarse. 

La “izquierda” en su discurso se presenta como la alternativa -humanizada- de aquellos que no son más espabilados, ni más fuertes, ni más canallas, pero que aspiran a ocupar los puestos de gobierno por vía democrática en contraposición al otro tipo de linaje, el de la “derecha”, al que al parecer, en su barbarie, le corresponderían los mismos por la gracia divina o por simple transmisión genética. De ahí que la “izquierda orgánica” sea la opción que dispute el juego democrático con estrategias en las que prima la seducción racional compartida sobre la fuerza y la imposición por el delirio y la brutalidad, ejercida por sus antagonistas y a su vez complementarios adversarios de la “derecha”. 

Quizá en la “izquierda” se encuentre el potencial para sobrevivir en tiempos de penuria intelectual a la desfachatez de un mundo que dejó de ser gobernado por ilustrados para serlo por paletos, pero el charlatán al uso de la “izquierda orgánica” pervierte el mandato representativo cuando apela a una moral en la que la solidaridad, la igualdad, la esperanza y “el progreso” para los más débiles (el rebaño deprimido) sea lo que les aúpe hacia la administración del poder frente a los que se consideran fuertes por naturaleza o simple linaje, la “derecha” (la cabaña histérica). Así es como la “izquierda orgánica” se ratifica y se nutre por el incumplimiento sistemático de sus sueños frente a la amenaza ocurrente de la imposición de otras pesadillas. Al representarse, esa “izquierda orgánica” dramatiza frente a lo que otros comedian, por atender escrupulosamente al estado inducido de ánimo de un paciente social con trastorno bipolar. Porque la “izquierda orgánica” cuando gobierna sólo lo hace en la medida en la que traiciona toda la voluntad y energía que aporta su base social, dilapidando su capital humano por capital financiero. Por eso no es ninguna alternativa real y no representa “la diferencia”. Es simplemente uno de los polos de este modelo de organización económica que, en el escenario de la representación política, gestiona las estadísticas de los “sistemas democráticos” de dominio. 

Nuestra visión, o quizá mejor decir ilusión, fue que la “izquierda” aspirara al poder para transformar el mundo y eso es lo que aún venden sus “chamarileros orgánicos” para obtener apoyo social traducido en votos para conseguir o mantener las cuotas de poder que ya comparten y detentan. Pero ya hemos comprobado que lo de cambiar el mundo es un eslogan publicitario y que las llamadas “políticas sociales”, sobre las que se fundamenta su merchandaising, son la letra para mejorar la venta de un programa político -el orden sistematizado de compromisos por incumplir- supeditado siempre a las bondades y oportunidades de los mercaderes y especuladores financieros. De este modo, a la ciudadanía ya no se la representa como “clase social”, es simple número, electorado, masa amorfa a modelar, segmentada en grupos o colectivos en función de sus deseos, gustos, aficiones, creencias o capacidad de consumo, etc., todos ellos maleables y manipulables, reducidos en última instancia a conformar “el target” o público objetivo de los mensajes publicitarios para el mercadeo político, legitimando en última instancia con su voto este despotismo estulto. 

Porque hoy, no nos equivoquemos, el fin de cualquier organización política es atesorar cuotas para la gestión de un poder cuya titularidad detentan corporaciones económicas transnacionales, evidenciando que cada vez es mayor la distancia entre los que detentan el poder real con quienes lo administran y estos, a su vez, con quienes lo soportan y padecen. Porque a la globalización económica, al metapoder de lo intangible, no se ha podido responder de igual manera desde todos los estamentos: los estados no han reaccionado con contundencia a la presión de los mercados y, a su vez, los ciudadanos tampoco han mostrado fehacientemente su determinación en contra de las condiciones de restricción y sumisión impuestas por ambos. En este escenario los llamados movimientos sociales permanecen incapaces de dar también respuestas eficaces a esta situación o al menos no se vislumbra ni trasciende de los análisis sobre lo que acontece desde sus distintos foros. La alternativa se debate entre inscribirse en el propio sistema, participando en él orgánicamente, para corregirlo desde dentro o en emboscarse hacia formas de organización paralelas, alternativas, que desactiven con la acción directa las exigencias de los mercados y las imposiciones de los gobiernos. 

En cualquier caso parece obvio que hoy la posición que deba tomar cualquier iniciativa de contestación y transformación social, incluida la de “la izquierda” pasa ineludiblemente por evitar cualquier vinculación con la denominada “izquierda orgánica”. En este sentido, dichas iniciativas, deberían conformarse de modo paradójico, sin una organización formal -orgánica- que las represente, porque es en esta aparente debilidad, por no tener cuerpo, en donde puede radicar su gran fortaleza frente al sistema. No participar de él para mejor incidir en suplantarlo, siendo su único fin sus propios medios en acción: cooperar/colaborar, para transformar. Se trata de evitar la delegación, que en sí es una práctica política de representación perversa. Se trata de ejercer la “acción directa” pero sin el recurso a la violencia que demandara en su momento la lucha de clases. Se trata de reflejar aquello que se proyecta, pero sin mediaciones y sin las distorsiones que se introducen por intereses personales o de grupos sectarios y/o corporativos. Se trata de visualizar sin ser visto, porque todo lo que sea gastar energía en reflotar/refundar organizaciones de “izquierda orgánicas” es sinónimo de inyectar energía en el propio sistema para mejorar su eficiencia. 

La opción, si es que puede vislumbrarse, no está dentro. Se trata de crear los mecanismos y los escenarios alternativos en las relaciones económicas, en lo comunitario, una lógica que no pueda ser identificada para no ser diluida, desde alguien que golpea pero que es también intangible. La lucha contra el poder, contra el único poder que hay, despótico y miserable, debe buscar cercenarlo, reducirlo, evitar que ejerza su soberanía, hoy ya global, porque su detentación se ha globalizado aunque su gestión se ejerza aún desde los localismos político-administrativos. El capitalismo financiero de las grandes corporaciones multinacionales ha tomado el mando y se está manifestando paradójicamente en economías diseñadas y planificadas, de las que el modelo soviético habría sido un anticipo, pero sus agentes ya no son los estados, sino el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. 

No se trata por tanto de acceder al poder, de tomarlo, sino de disolverlo, de evitar que ejerza su dominio, aunque se disfrace en la tramoya como “izquierda orgánica”. En este sentido, “la izquierda social” puede tener otra oportunidad pero sacrificando primeramente los “parásitos orgánicos” que históricamente la niegan y traicionan.